Cómo lograr un matrimonio feliz

 

Por Rudy Eres de Bodas.com



Luego del día de la boda, el cual para la gran mayoría es uno de los días más felices de sus vidas, todo el mundo se va de luna de miel, ese período de tiempo mágico en el cual la pareja suele decir "al fin solos" y que se disfruta como pocas ocasiones en la vida. Al regreso de la luna de miel todo es nuevo, y aún las situaciones más cotidianas son novedosas, pues con el matrimonio una vida nueva acaba de comenzar. Pero todo el mundo sabe que eso tiene un tiempo, que esa sensación de novedad pasa en algún momento y que lo cotidiano termina tornándose en algo irremediablemente común y monótono. Allí, en ese punto es donde las parejas son verdaderamente puestas a prueba; donde la novedad se ha transformado en costumbre y donde ambos miembros de la pareja deben buscar alimentar creativamente la relación para que el 'nido de amor' no se transforme en un posible campo de batalla en el cual la relación termine desgastándose y perdiendo su anatomía original. Para ello hemos de darte algunos consejos que servirán de gran ayuda pera que el amor que un día los llevó ante un altar siga vivo, enriqueciéndose y fortaleciéndose día a día.



Aunque a algunas personas no les guste la idea, existe una palabra que reúne la mayor cantidad de puntos para que una pareja crezca y avance en el largo camino de la vida matrimonial: Sacrificio. El sacrificio tiene que ver con practicamente todas las situaciones que una pareja debe enfrentar conjuntamente, y se relaciona directamente con otra palabra muy importante que es la paciencia. Los esposos deben desarrollar la paciencia no sólo para soportar los pequeños o no tan pequeños defectos que cada cual lleva escondidos en su personalidad, sino que la paciencia es absolutamente imprescindible para lograr los proyectos y objetivos comunes que conllevan tiempo y esfuerzo. De allí que los esposos deben maridar el sacrificio y la paciencia para poder caminar juntos en la misma dirección que se propusieron al unir sus vidas. La convivencia en el tiempo no es fácil para nadie, pero si se comprende que el matrimonio es una sociedad propuesta por los esposos para compartir juntos un proyecto de vida, entonces los pequeños intereses personales pasan a un segundo plano dejando en primer lugar el gran proyecto en común llamado matrimonio.



Ser sinceros siempre y bajo cualquier circunstancia es fundamental para mantener una comunicación franca y honesta. Aprender a ceder un poco en los propios intereses para beneficio de los intereses comunes a la pareja es primordial a fin de mantener una relación sin lados oscuros. Para ello la comunicación permanente y honesta es crucial. Las demostraciones de cariño no son exclusivas del inicio de un matrimonio, y pensar que con el paso del tiempo decir "te quiero" queda sobreentendido y que por ello no hacen falta las caricias, besos y abrazos, es un error grave y que socava los cimientos del amor conyugal. Abrazarse, acariciarse, besarse, mimarse entre esposos son actitudes que no deberían disminuir nunca, que jamás deberían quedarse como cosas del pasado sino que deben permanecer eternamente presentes en la vida cotidiana de la pareja.



No esconder problemas personales al otro es la base de la confianza mutua. Compartir todo, lo bueno y lo malo, ser cómplices ante el mundo circundante y apoyarse mutuamente frente al resto de las personas es la mejor manera de asegurar las bases sobre las cuales descansa el amor proferido antre ambos el día de la boda. Nunca se debe olvidar los detalles, un gesto tan simple como esperarlo a él con una cena especial o que él te invite a cenar fuera sorpresivamente, son ingredientes fundamentales para alimentar la vida del matrimonio. El beso de las buenas noches, el abrazo cariñoso al despertar, buenos deseos antes de partir hacia la jornada de trabajo, etc. son todos detalles sin los cuales una relación de pareja no puede sostenerse como tal por mucho tiempo.

 

No te quites el anillo matrimonial nunca, pues eso demuestra compromiso e infunde confianza en la otra parte. Cuando surja alguna discusión no permitas que de tu boca salgan palabras ofensivas que hieran a tal punto que sea difícil sortear el momento y seguir adelante sin rencores. El respeto es sagrado, si cruzas esa línea ambos podrían experimentar esa sensación amarga de "nada será como antes". Cuando la otra parte está negativa o deprimida tú debes fortalecerte y adoptar la postura contraria, pero siempre con comprensión y aceptando al otro con cariño y positividad. Nunca olvides las fechas importantes para ambos, como ser los aniversarios y cumpleaños, cualquier detalle en ese día demuestra que tu amor está tan vigente como el primer día. Cada cual debe estar siempre dispuesto a saber reconocer cuando comete un error y si fuera necesario saber pedir disculpas. Cuando algo le molesta al otro es fundamental sentarse a conversar sobre ello, de una manera adulta pero a la vez amistosa y positiva.



No permitas que el sexo se torne aburrido o que pase a un último plano, es importante alimentar la atracción sexual y renovar las tácticas de acercamiento empeñando toda la creatividad y buscando nuevas formas de seducción. Una cita fuera de la casa cada tanto es importante para cambiar de escenario y experimentar nuevas sensaciones. Mantenerse siempre en forma y cuidar el aspecto personal es fundamental para la atracción entre los esposos y además mantiene alta la autoestima individual. Algunas mujeres se preguntan por qué el marido ya no es tan cariñoso como era cuando se conocieron, pero la respuesta a esa pregunta muchas veces está simplemente en recordar con franqueza cómo éramos entonces y cuanto cuidado ponemos en nuestro aspecto actualmente. Alguien se casa con otra persona no sólo porque le gusta conversar o porque percibe que es buena persona; las personas se casan entre sí porque desean físicamente y sexualmente a sus parejas, y si al comienzo él o ella eran delgados y de buena presencia, pero con el tiempo se fueron descuidando no sólo en las libras de más sino en el aspecto personal ¿Cómo pretenden que el otro tenga los mismo sentimientos de atracción que al comienzo de la relación?


El dinero no escapa a los problemas entre esposos, ya que en algún momento habrá situaciones en las cuales las finanzas de la pareja podrán tambalear. Sin embargo es posible prevenir esas situaciones a través de una concienzuda organización de la economía del hogar.

  Pero además es posible paliar situaciones sorpresivas desarrollando lo que no muchos ponen en práctica hoy día, y es proyectando un plan de ahorro para problemas financieros imprevistos. Por último, pero no menos importante, dejar espacio al otro para pequeños momentos de privacidad, como ser compartir con amistades, familiares o simplemente la necesidad de estar a solas para leer un libro o apoyar al otro si decide iniciar una carrera universitaria o de otro tipo. El crecimiento personal es en todo caso algo que redundará en un bien para la pareja. Sean esposos, amigos, amantes y cómplices en todo y verán que nada ni nadie podrá derrumbar el amor que cada uno ha depositado en el otro.